Debido al trabajo que me ocupa, suelo viajar de vez en cuando a lugares que se prestan a ser fotografiados. También es posible que las zonas visualmente más atractivas se encuentren bastante alejadas, pero no es excusa para intentar sacar algo positivo en cuanto a imágenes se refiere.

Es probable que al principio uno no sea capaz de ver el potencial de ciertos lugares, pero afinando un poco el ojo y con un par de objetivos, podemos encontrar pequeños tesoros ocultos.

Aquí va una pequeña selección de imágenes centrada en paisajes y perforistas trabajando en el desierto de Atacama.